El trópico de cáncer es un paralelo que pese a estar situado en el hemisferio norte atraviesa países que son especialmente cálidos como Hawaii, México o Egipto.

Tropic of Cancer es también el nombre del proyecto de Camella Lobo que venía el pasado viernes a DNIT acompañada de una guitarrista a presentar su directo y último trabajo para Blackest ever Black.

Viernes lluvioso, sobre el escenario una telecaster y un roland Gaia daban la bienvenida a una audencia que poco a poco llenaba el hall del CosmoCaixa. Empieza la música.

Un inicio muy atmosférico dónde todo se apoya en un arpegio repetido de guitarra, unos pads de estilo 106 y una voz susurrando una y otra vez una frase con mucha reverb. En esta introducción la audiencia se mantiene expectante mientras va entrado en esa tensión relajada, en esa atmósfera pop que es dulce a la par que oscura. Las canciones se apoyaban sobre patrones simples de cajas de ritmos que se acompañaban de bajos sintéticos y atmósfera desérticas pero sobre todo de una voz susurrante con mucha mucha reverb de esa que hace que no entiendas nada de lo que se canta. Un sonido que pese a ser sugerente era tan poco definido que daba pie a perderse.
El problema fue que esta primera sensación fue la tónica general durante toda la actuación y por momentos esa atmósfera relajada se torno aburrimiento. Las canciones se iban sucediendo con el aplauso contenido del público que durante muchas partes pareció desconectar del concierto y se dedicaba a comentar la jugada o salía a tomar el aire. El aspecto visual fue uno de los puntos fuertes de la noche, en una pantalla tras el grupo se mostraban imágenes de aspecto antiguo de flores, mujeres y motivos de la naturaleza que realmente si conseguían establecer un puente con la atmósfera que creaba la música de sencillez, fragilidad pero también oscuridad y nostalgia. Simultáneamente en el techo del Hall se proyectaban colores y formas geométricas que acababan de completar el paisaje de la actuación.

A pesar de esa actitud quizás en exceso fría para lo que se esperaba de Tropic, no deja de ser una propuesta interesante que si bien es una maquina de hits en sus eps debería arriesgar más en sus directos o fijarse en sus compañeros Raime.
La próxima cita con el DNIT es con Holly Herndon y desde aquí confesamos que tenemos todas las ganas del mundo. En breve podrás leer una previa sobre esta artista que podrás  disfrutar gracias a Delicalisten el próximo 31 de marzo en un nuevo DNIT.