mira festival 2013

El pasado fin de semana se celebró en Barcelona, la tercera edición del festival que se propone unir en teoría y práctica la melodía y la imagen en movimiento. Para ello han vuelto a Fabra i Coats, han estrenado sede en el CCCB, han ganado una batalla contra el clima y se llevarán consigo una nueva experiencia para ajustar los puntos débiles y mejorar aún más el buen desarrollo de su proyecto (o al menos eso esperamos).

En el año que los dos festivales principales de la ciudad condal se han hecho más grandes aún, ha vuelto el Festival Mira 2013, que el año pasado ya se había marcado una jornada más que agradable y este año ha vuelto con 3 días en los que se han repasado el videoarte y la música en directo de la mano de artistas como Panda BearItal Tek Tiger & Woods, además de completar la oferta con workshops e instalaciones de lo más monas.

mira festival 2013

Instalación de Luis Sanz

 

El viernes Neonized llegó apenas pudo liberarse de sus ocupaciones, y comenzamos pillando el final del set de la joya Bittenpen. Fue una lástima no haber podido llegar antes, porque los últimos temas que pillamos invitaban al movimiento, incluído un fin de set con el sabor acidorrillo del “Your Love” de Samo Sound Boy. Nos perdimos también Baths y Lasers, a los que teníamos muchas ganas de ver.

Después de algo de frío, pasamos de melodías y ritmos accesibles a ruido armónico y convulsionante interpretado por el inglés que se esconde bajo el AKA The Haxan Cloak. Es fascinante este estilo dónde todo lo que se escucha te penetra rápidamente a través de las venas y aunque no quieras oirlo, no puedes ignorarlo. Está ahí y te persigue. Quizás hasta te asustes pero toda esa intensidad artística es imposible de ignorar. Todo el recinto temblaba debido a la potencia de los bajos, haciendo creer que aquella férrea estructura era vulnerable.

Pasaditas las 22,  nos animamos a mirar el segundo espacio (exterior), que contra todo pronóstico era una simple carpa y no las instalaciones que esperábamos (tuvieron que derribarlas semanas antes), y mientras el frío iba calando lentamente los huesos y The Haxan Cloak estaba viajando en el interior, DJ Zero y después Pau Roca animaban con unos cuántos buenos vinilos, la zona para relajar de la oscuridad inglesa bienaventurada.

ital tek

En un pequeño plis plas, el espacio interior había sido tomado por la sorprendente maniobra de Ital Tek – con las visuales de Pussykrew -, para quién escribe esta presentación fue de lo mejor del viernes. Aunque quisiera adivinar cómo se llamaban todos los tracks que se sucedían mientras el de Brighton se sacudía al ritmo de su propia música, invitando al público a una hora de beats que iluminaron inmediatamente el espacio. Beats a una media de 160bpm que, combinados con melodías y un muy buen hacer, conseguían que el efecto muelle de tus rodillas y cabeza se pusiera en marcha. Sí, top 3 del festi.

Le siguieron Tiger & Woods, no sé muy bien si porque en ese momento no venía a cuento un 4×4, o si fue porque realmente el pseudo directo del dúo no ofrece nada más allá de sus temas, mutar bajos, mutar bombos, ponerlos y repetirlo durante una hora, pero aquello no hacía bailar todo lo que nos gustaría. T&W son, sin duda fantásticos a la hora de producir, aunque quemen su formulita, pero siempre es agradable escuchar sus remixes y originales, pero para el directo quizás haga falta algo más.

La noche de viernes la cerró Kresy, el asturiano que giró la noche a golpes de techno y con la intención de enviar a todos a casa con los pies habiendo cumplido su función bailarina, un poco cansados y con ganas de que llegara el día siguiente.

El sábado pudimos llegar para ver a nuestro queridísimo Drömnu. Un live set de 45 minutos llenos de trabajos anteriores (los dos EPs en Neonized Records) y dejando caer alguna de las nuevas piezas que aparecerán en su próximo LP en Lapsvs Records. Si hubiéramos tenido una hamaca, estaríamos hablando de la siesta perfecta, cerebro totalmente entregado a las melodías fantasiosas y oscuras de su música, y unos bajos atronadores que se te metían desde el esófago hasta esa neurona que tienes en el lóbulo parietal.

Los visuales de Luis Sanz hicieron la experiencia más hipnótica si cabe, concluyendo con un resultado redondo.

Tras Drömnu llegó Dauwd. El de Picutures/Ghostly se marcó, sin duda un tanto por nuestra parte. Después de los viajes de Drömnu, Dauwd decidió bajarnos al suelo a todos. Un set de 4×4 (de nuevo uno de esos live sets que más parecen un DJ Set de temas propios) a medio camino entre la osucridad y la pista que de haber durado 10 minutos más y haber sido a las 12 de la noche, le dábamos la vuelta a Fabra i Coats. Respeto.

Slidemedia LabStellar Om Unit, la pobre, no salió muy bien parada de su set, o almenos eso pasó bajo nuestro punto de mira. La chica, con su coleta, muy mona ella, intentó hacer de Nightwave y su set fue más propio de un desparrame de las 4am que de la hora que era, además hubo momentos en los que daba la sensación de que aquello era más fruto de la aleatoriedad que de un set bien preparado y organizado. Después, nos dimos cuenta de que el tema era así, y que las vocales no tenían por qué estar delicadamente warpeadas. Lástima, porque la cosa empezó dejándonos boquiabiertos los 10 primeros minutos.

Con la llegada de BeGun teníamos el corazón contento. El final de SOS había sido un tanto caótico y buscábamos algo que nos relajase pero a la vez nos hiciera movernos. Quizás fue eso lo que hizo que el cuerpo  pidiera algo más de actividad al set de BeGun. Fue, como normalmente, su DJ-Live set, esta vez con muchas melodías, mucho amor por las frecuencias altas y un mar paz y sonrisas de pop electrónico. Tras “San Francisco” sonaron fragmentos más disco-funk que hizo que nos creyéramos que iba a darle un poco de empuje a los que allí estábamos, pero no subió demasiado. También es cierto que, teniendo en cuenta lo que venía después, no era menester. Si BeGun hubiera emepezado como acabó hace unas semanas en BeCool y hubiera acabado como empezó en el MiRA estaríamos hablando del mejor set que pudo haberse dado la tarde del sábado en el mundo y ahora mismo estaríamos deseando besar su mano. De esta manera, tenemos que decir que si sacamos del contexto su set, fue riquísimo. Por cierto, buen trabajo de TVNO que sustituyó la baja de Borja, quien suele realizar los visuales del catalán.

Otro de los grandes nombres de esta tercera edición del Festival Mira sin dudas era Panda Bear, tan virtuoso en todo lo que hace que resultaba obligado acercarse. Ya de por sí, al entrar a Fabra i Coats se notaba la diferencia (a pesar de la lluvia) en cuánto a la cantidad de público presente durante la última jornada. Noah Lennox se dedicó a cantar bajo los tintes azules puestos en escena por Refraction Labs, que hicieron más ameno el melancólico repertorio del americano. No diremos mucho más de esta actuación, ya que no queremos que los fans se enfaden con nosotros, pero sí es verdad que para alguien no seguidor de Noah, se convirtió en soporífero en algunos puntos.

Siempre queda la parte positiva, y es que podías ver cómo detrás del escenario, Sophie hacía la prueba de sonido y montaba su set. Ahí se abrió el debate del pelirrojo. ¿Es chico o chica?

Panda Bear Mira festival

µ-ziq fue, seguramente, el mayor nombre que podía tener el MiRA. Es un festival ideal para él, y él sabía que la gente estaba para verle. Se marcó un repertorio de todo su trabajo empezando por aquellos trabajos más cercanos al dub y poco a poco moviéndose por su particular escena IDM. Los visuales de Oscar Sol fueron mágicos y transportaban en todo momento a un mundo de figuras, colores y movimientos psicotrópicos que ganaron nuestras pupilas.

Momento antológico fue aquel en que sonó “Silk Ties” (gracias a Bruno por el chivatazo!) y la mitad de la sala no sabía dónde esconderse mientras que otra mitad estaba experimentando el mayor éxtasis musical de los últimos años. En sus cerebros estaba la rave más antológica de todas en las que hayan estado. Drum n’ bass rotterdamesco que asustó y enloqueció a partes iguales.

La sensación del final de actuación con “Weakling Paradinas” y llamaradas adquiriendo formas de Ave Fénix moviéndose por el espacio en los visuales fue otro de los puntos más fuertes del festival. Supongo que porque acabábamos de pasar una dura tormenta con el tema anterior.

Mientras tanto, parte de la expedición NNZD aprovechó para dar una vuelta y cruzarse con las instalaciones que prepararon para este año: nos encandilaron absolutamente todas. Aquí debajo les dejamos unas fotos para que se puedan hacer una pequeña idea. Menciones especiales para el trabajo de Fred Penelle & Yannick Jacquet y de Slide Media.

 

Mira festival 2013

Fred Penelle & Yannick Jacquet

sophieCasi a media noche, pudimos desvelar el secreto de Sophie, un chico (ahora sí, confirmadísimo) con rizos y desparpajo moderno (pero desparpajo al fin y al cabo) y sentido de la estética. Se hizo corpóreo en el escenario junto a las coloridas y pegadizas visuales de Slurp + TVNO para superar aún más las expectativas con la sesión que se montó, en la que se pudieron oír los tracks “Nothing more to say” y “Bipp”, que lanzó recientemente en Numbers y con los que ha tenido bien concentrados a todos durante este año. ¡Baile, baile y más baile!

Lo mejor, sin duda fue cada vez que lanzaba alguno de sus temas más conocidos, que desde luego, son unos levantapistas absolutos. La mezcla con ritmos más cercanos al hip hop y quizás el hecho de que el flequillo no le permitiera ver la “pista” hicieron que el set fuera un pelín inconexo, porque si hubiera sabido mantenerlo arriba, de allí salíamos con lágrimas y sonrisas, maldito jefe.

 

Otra edición más y el final fue a cargo de DJohnston que cumplió la tarea de ser la previa para aquellos que seguirían más tarde bailando en la sala Razzmatazz. El mítico ya DJ catalán se calzó un set de techno sin demasiadas florituras, todo efectividad, lineal, pero arriba y consiguiendo que todos acabasen disfrutando de él. El punto y a parte lo marcó un “bis” a costa del ya anthem ‘Inspector Norse’, que una vez más, se demuestra que lo mismo sirve para un roto que para un descosido. Nos fuimos con sonrisa.

Si bien muchas de las cosas han sido para mejor, las conferencias, sumar espacio para las instalaciones, el cartel y hasta dividir el festival en 3 días repletos de cosas para llamar a la musa interior.

Quizás se echa en falta de la edición anterior  los espacios cerrados y en simultáneo (que los conciertos comiencen con media hora de diferencia, para que todos puedan ver a todos). Pero de cara al público la organización fue más que correcta (quizás un pelín lento algún momento a la hora de pedir comida) y la sensación fue sumamente positiva.

En cuanto a la selección de artistas, el peligro que tiene que sea tan variada es que formar un lineup que nos deje a todos contentos y que lleve un orden correcto es algo complicado. De todas maneras, los artistas expusieron su arte de manera impecable en la gran mayoría de casos y se cumplió con lo que debe ser un festival de estas características, un escaparate para la vista y oídos.

¡Enhorabuena Mira Festival! ¡Hasta el año que viene!

Deja un comentario