MUTEKV

Tuvimos el agrado de ser invitados a participar del evento nacido en Montreal con sede en Barcelona y que celebró del 5 al 8 de marzo su quinta edición, y aquí está el repaso de lo que llegamos a ver.

MUTEKV

Créditos: Mahala Marcet

Desde el miércoles de la semana pasada y hasta el domingo bien entrada la madrugada, disfrutamos junto a bastantes curiosos de la última edición MutekV, que se celebró por quinta vez en la ciudad Condal. Aunque nos apenamos, no pudimos ver todo, pero lo que vimos nos sorprendió y nos dejó con ganas de más. ¡Así estrenamos la época de festivales!

El miércoles comenzamos la ruta en el Convent de Sant Agustí con la presentación de Kino International & Inesfera. No esperábamos que empezara con tanta fuerza y la verdad es que nos sorprendió la energía que transmitía la música del oriundo de San Sebastián, que no paró un segundo de moverse y de mezclar mil canciones por segundo que intentábamos descifrar, pero fue casi una tarea imposible. En un espacio reducido y completo también disfrutamos de las visuales de Inesfera, que combinaban adecuadamente con el ritmo frenético pero armónico que pasó velozmente durante casi una hora.

Le siguió después de un pequeño intervalo, Wooky junto a Videokratz, teníamos un poco de intriga por ver cómo funcionaría en directo Montjuic, ya que no habíamos podido asistir a la presentación, y si bien la música no perdió protagonismo, las visuales estaban en el centro del escenario lo que dificultaba un poco prestar atención a la totalidad de la actuación. Las imágenes eran impecables, no vayan a malinterpretar, pero la curiosidad por ver el total de la manipulación, nos dejaron con un poco de ganas de ver más al intérprete sonoro en acción.

Nos acercamos al Moog donde pudimos ver la prueba de sonido de CWS, el proyecto nuevo de Nehuen & Cardopusher, que sonaba bien poderoso y asomamos la nariz al comienzo del precalentamiento de la sala céntrica a cargo de Brunetto, quien comenzaba lentamente pero sin parar a la seguidilla de techno rudo y conciso de los shows que le seguían.

Brunetto MutekV

Les pedimos disculpas abiertamente a ustedes, nuestros lectores, y a quienes participaron el día Jueves, pero no pudimos  escaparnos de nuestras obligaciones. Sabemos que todos dieron lo mejor de sí y lamentamos no haber podido asistir.

El viernes comenzamos en el tumulto del Teatro Tivolí, en donde se sucedió una de las actuaciones destacadas del festival. Nils Frahm no es un hombre tímido. El alemán acompañó su virtuosidad y habilidad en el piano y las máquinas analógicas con una gran charla con el público antes de cada pieza que interpretó, que lo siguió durante casi dos horas de show.

Entre chiste y chiste, hipnotizaba a todos los presentes con una interpelación entre tres pianos y una drum machine de los años 70s (y algunos otros instrumentos que no hemos podido descifrar desde donde estábamos), que realmente sobrepasó nuestras expectativas. De repente estaba hablando del festival, del clima de Barcelona, haciendo introducción de sus propias producciones y en el momento siguiente estaba totalmente poseído por la música. ¡Da gusto ver gente tan agradecida y tan entregada a lo que hace!

A las 2 de la mañana estábamos volando hacia Nitsa para ver a Deadbeat & Tikiman, quienes también dieron bastante de sí en el escenario, el primero puso toda clase de bases bastante potentes para que la voz del segundo decorara cada beat con su forma de cantar. Además, le sumaron baile y la pista se empezó a llenar.

Andy Stott empezó con un poco de 4×4 oscuro para ir rápidamente a un dub esponjoso que se alternaba con unos bombos rotos, de esos que te hace mover el cuerpo de manera incomprensible y se nos hizo muy corto. El lugar ya estaba totalmente cubierto por cientos de almas que danzaban en esta mezcla de sonidos que nos resultan difícil de describir.

Andy Stott MutekV

Y la noche terminó en medio con la frialdad del techno más puro de la mano de Marcel Dettman, pero el espíritu del ambiente lo llenaba de gritos, silbidos y demás que hacían que fuera una de esas fiestas que no te dejaban indiferente. Los seguidores del alemán hacen que la magia que él pudiera desplegar desde el escenario, fuera solamente un artilugio para tener a la gente fuera de sí.

El último día quisimos mucho a Laurel Halo, y no sólo por su apariencia física, tiene un manejo de los instrumentos y de sí misma admirable. No estamos muy seguros que todos hayan entendido su rollo pero la verdad es que fue un placer volver a verla. Implementó un juego en el escenario que realmente parecía estar disfrutando y unos cuantos se abandonaron a su sonido abstracto y en esta pérdida de melodía bailaron como mejor les salía.

Laurel Halo MutekV

Le siguió Kode9, quien en su estilo pasó por diversos estilos en el periodo de dos horas, donde ningún track se parecía al otro y también jugando con el asombro y su selección convocó a una sala Nitsa bastante llena, en donde se acudía a su manto de 10 años a cargo del sello que convocó la reunión de la última noche: Hyperdub.

Con este puñado de artistas, la hemos pasado increíble durante todo el festival. Mutek en Barcelona aún conserva el tamaño perfecto para los amantes de la suma entre la visita de los artistas y las filas lo suficientemente largas para que no se pierda el sentido de unión que las pequeñas fiestas también pueden lograr. Este quinto año los vio crecer pero en la medida justa. ¡Enhorabuena! ¡Hasta el año que viene!

Deja un comentario