Y así fue la última edición de Micro_MUTEK.ES

El Neón estuvo dando vueltas por la 4ta edición de la versión mini del festival canadiense MUTEK, que tuvo lugar del 6 al 9 de febrero, en diferentes puntos de Barcelona (Convent de Sant Agustí, The Station – Estación de Francia -, Moog y Nitsa Club).

Nautiluss & Cardopusher

Nautiluss & Cardopusher

Micro_MUTEK comenzó el miércoles 6 de febrero, y según cifras oficiales han asistido más de 5.000 personas, su serie de conciertos PRE/Nocturne con la presentación de Andrés Bucci desde Chile, quien estuvo a cargo de abrir la velada inaugural con sus sonidos y recibir a quienes iban asomando a la Estación de Francia a las 9 de la noche. Una hora después, lo seguía el local XTRNGR para mostrar su performance con sonidos post dubstep, que iban convirtiéndose en algo más experimental y oscuro en el paso de su sesión.

Laurel Halo - Foto: Mutek

Laurel Halo – Foto: Mutek

La primera noche coronaría con la presencia de Laurel Halo desde Michigan, Estados Unidos, para hacer vibrar al público presente con sus máquinas y su presencia pelilarga. Su concentración en el escenario hace que la atención sea confusa, pero sus sonidos no dejan de desprender una energía contagiosa. A diferencia de los anteriores, el escenario estaba decorado con unas visuales acordes que con los colores acompañaban la intensidad musical.

La segunda reunión en The Station fue musicalizada por Raime, el dúo londinense que participaron de la sección A/VISIONS 1, con una hora llena de sonidos oscuros e hipnotizadores, experimental bien profundo que transportaba a un mundo paralelo. Muy bien conseguida su sesión. Fue un cuento repleto de historias sonoras.

Y para cerrar se presentó Kuedo, quien estuvo acompañado por las inspiradoras visuales de MFO. La verdad que la música de este inglés podría musicalizar una película de héroes de los 90s o decorar un buen vídeo juego, así como también logró ambientar el jueves con unos sonidos de lo más mágicos.

El sábado, El Neón se hizo corpóreo en el espacio del Convent de Sant Agustí y vislumbró The Pendulum, una instalación de Álvaro y Saulo Pisa que muestra luz y color a través de los movimientos de un péndulo. Además, pasamos a encandilarnos con Boris Chimp 504 y su armonía luminosa.

El paseo festivalero terminó en La Sala 2 del Apolo con una noche RBMA a cargo de Clip!, que animó la pista para el aterrizaje del canadiense Nautiluss, a quien recomendamos atrapar en su gira europea (si no has venido a verlo), ya que mezcla lo mejor de los sonidos del techno con otros ingredientes varios dando un buen resultado bailable. El cierre estuvo interpretado por el queridísimo Cardopusher, que aprovechó para mostrar su lado más acid y representar su label Classicworks.

Si bien no hemos visto toda la apuesta de la edición este año, podemos destacar la buena organización y la puntualidad de los conciertos, así como también los espacios elegidos para la realización del evento, que en sí son una obra de arte (haciendo referencia a la sala de Estación de Francia y el Convento), pero le ha faltado una pizca de esmero en lo visual. ¡Muchas gracias Mutek por venir y hasta el año que viene!

The following two tabs change content below.

sam

me decidí a los 15 que quería ser periodista musical. Hoy con 30 llevo más de 10 años escribiendo para proyectos de artistas, fiestas y en internet (si no la vida no sería completa). Y aquí me tienen muy feliz en Neonized.

Latest posts by sam (see all)

Añadir Comentario