Journeys Razzmatazz Noviembre - Prosumer Pau Roca Hunee Sau poler lowprofile florentino Barcelona

El pasado sábado 19 Razz volvía a abrir a las 19:00 para celebrar la segunda edición de Journeys. El cartel como os contamos pintaba de maravilla, así que decidimos plantarnos allí desde el principio para disfrutar del ambiente que destilaba este evento.

Pau Roca fue el encargado de empezar a calentar el ambiente con un set a vinilos que derrocho clase y la verdad es que fue una pena que no hubiera demasiado público hasta el final de su sesión. Los que acudieron a primera hora además de buena música tuvieron un cocktail de regalo. Sonidos clásicos del house, tracks de JohNick, Soichi Terada, Renato P, Mark Seven…mucha técnica y los primeros pies que ya empezaban a moverse. Una selección que desprendió buen rollo y que vino a demostrar que Pau es una apuesta segura si de levantar la sala es de lo que se trata.

Durante las sesiones de Journeys se instalan unos altavoces en la terraza de The Loft que te permiten seguir escuchando la sesión si te apetece salir a fumar o tomar el aire. La sala cada vez se iba llenando más y llego el turno de Prosumer. Una sesión que se caracterizó por ir de menos a más, pero que desde un primer momento apretó las tuercas y subió revoluciones respecto al set anterior. Más caja pero sobre todo más bombo. Aunque la selección fue correcta, una rítmica muy parecida en los diferentes tracks que iban sonando hizo que llegará a hacerse monótona por momentos. Aunque también es cierto que sonaron perlas, como esta:

O barrenos como este:

 

The Loft era ya un hervidero y aparecía el hombre que todo el mundo estaba esperando: Hunee. Sus sesiones son lecciones magistrales de técnica y selección, los móviles dejaban de hacer fotos y vídeos de Instagram para intentar hacer shazam. Una sesión que empezaba sonando así:

Lo que siguió a esto tampoco defraudó, desde que se puso a los mandos aquello fue toda una oda al baile. Sonó disco, reggae y funky, pero también demostró que es capaz de llevarte a los ritmos más contundentes sin que te des cuenta entre tanto buen rollo, bailar fuerte. Tres horas de set cabalgando estilos con una sonrisa de oreja a oreja que se transmitía al dancefloor, lo convirtieron en el jugador del partido. Aquí os dejamos un par de bombas más que conseguimos cazar:

Fue un set de los de sonrisita de principio a fin. Esos movimientos entre la cara más amable del disco y el house y el techno más lisérgico invitaban a plantar la tienda de campaña en tu parcelita del Loft y no abandonarla.

En ese momento decidimos salir a la terraza y ya habían desaparecido los altavoces, una de las ventajas de Journeys es que engancha con Razz Clubs y ese día en Lolita estaba el australiano Mall Grab. Allí que nos fuimos. En la sesión que Jordan ofreció no sonó ni uno de sus temas, combino vinilos y cdjs, eso si no falto zapatilla e incluso sonó un edit de Fleetwood Mac. El nivel estaba muy alto después de lo que acabábamos de ver… pero sin duda una sesión fácil y de house duro sentó estupendamente a esa hora.

Volvemos a The Loft y Sau Poler esta cerrando Journeys por todo lo alto. Techno de calidad, donde no falta la contundencia ni la finura en los sonidos. El rollito disco funky con el que había acabado Hunee es un mood que ha camabiado totalmente, ahora se baila en la oscuridad. Un último tema, encienden las luces y fin.

La segunda edición ha superado con creces las altas expectativas que genero la primera. Sin duda los amantes del baile y la música electrónica tuvimos una gran jornada para disfrutar de lo que nos gusta. Muchas ganas de ver que nos sigue deparando este exitoso evento en el futuro.

PD: También nos dejamos caer por REX, donde Trill tenía su fiesta particular y donde Lowprofile estuvo calentando (y nunca mejor dicho) la sala para Florentino a base de herramientas muevebuyate. El set hibrido de hip hop melosón y aproximaciones reggaetonianas tenía la sala pidiendo una barra para jugar al limbo. Se lo dejó en bandeja a Florentino que, cuando pasamos por allí una hora y media después, tenía a todo el Trill besándole los pies y sudando azúcar con guindillas.