Gesaffelstein & Brodinski @ Razzmatazz (Barcelona, 21/12/12)

 

Tanto si los mayas acertaban con el cierre del chiringuito, o no, Razzmatazz ofrecía el plan apocalíptico perfecto: Bromance Records ocupaba la parte superior de la nave. La noche del viernes 21 podía disfrutarse a Club Cheval en la sala Lolita y a dos de las figuras de más presencia en el techno europeo actual, Brodinski y Gesaffelstein, a cargo de The Loft.

A las 3 allí se plantaron: Mike Levy (Gesaffelstein) de camisa y chaqueta cruzada, planchando como de costumbre y Louis Rogé (a.k.a. Brodinski / dueño de Bromance Rec.) algo más cómodo con sudadera y camiseta. Al público le esperaban 3 horas de set hasta el cierre, bien cargaditas.

El principio de la sesión fue el calentamiento. Empezaron algo más lentos y aumentando entre electrónica y techno  variado. Se notaba el cambio de puesto en la mesa: Brodinski pinchaba más cañero y animado, mucho looping y bastante centrifugado de plato; Gesaffelstein como era de esperar, más oscuro y un mando perfecto a los efectos.

Lo bueno empezó con el últmo éxito de Mike, Control Movement y lásers inundando la sala. Sucedidos por buenas dósis de techno germánico y luces estroboscópicas, se estaba líando una buena en la segunda sala de Razzmatazz. Brodinski se permitió meter más de una vez break-beats (algunos más estilo Crystal Method y otros más hiphop).

Las vocales de Luisahhh sobre No Body Rules The Streets abrían la veda para las novedades de cosecha propia. Los asistentes pudieron seguir disfrutando de  Glass, Aufstand y Depravity de entre los pelotazos de Gesaffelstein y algún remix de Brodinski como Something For Your Mind.

Dos momentos clave de la noche: Let The Beat Control Your Body, con el característico truquito del repitch en directo y Garde Du Nord de Carte Blanche.

Lo más destacable de cara al final, el remix para la ocasión hecho a Symphony Hall – One Night Stand; y seguramente lo más esperado, el último EP del fundador de Bromance el cual se dejó escuchar al son de “cyborgs and androids dance like machines”. Para terminar, nada como bajar el tempo para Viol.

Dejando de lado el ambiente un poco cargado y que se hubieran agradecido algunos temas que se echaron de menos durante la noche, el dúo techno que forman Brodinski y Gesaffelstein es muy personal y sutíl. De todas formas, es muy recomendable verlos por separado ya que cambia mucho el set conjunto de sus actuaciones propias.

By Alex Piñeiro

24.12.2012 | Neonizado por Gonzo en General

Añadir Comentario